Destacan que Zorreguieta “se fue en paz y en el clima de represión y desapariciones que a él tanto le gustaba”

En Sociedad

Jorge Zorreguieta murió este martes a los 89 años luego de permanecer internado en grave estado durante una semana. El último parte médico informó que el padre de la Reina Máxima de Holanda padecía un linfoma no Hodgkin y una infección pulmonar.

Zorreguieta fue funcionario de la última dictadura militar argentina, motivo por el cual no pudo asistir a la boda de Máxima en Holanda. Reclamos de organismos de derechos humanos hicieron que el parlamento neerlandés impidiera su participación.

Pero un padre es un padre. De modo que la Reina viajó desde los Países Bajos para visitarlo antes de su fallecimiento.

En el último adiós a Zorreguieta hubo rostros de angustia y tristeza, pero también de serenidad y satisfacción.

“Por suerte estuvo lúcido hasta el final y pudo celebrar la desaparición del hippie”, afirmaron allegados al extinto ex secretario de Agricultura y Ganadería del Proceso.

Adiós. El último que recibió el padre de la reina de Holanda fue en la sección fúnebre del centenario diario La Nación.

“Se fue en paz y en el clima de represión y desapariciones que a él tanto le gustaba”, afirmó al respecto uno de los asistentes al velatorio. Y agregó: “Por suerte estaba lúcido y pudo celebrar la desaparición del hippie barbudo en la Patagonia”.

La fuente se refiere, desde luego, a Santiago Maldonado, el artesano que desapareció tras la represión de Gendarmería en la comunidad mapuche de Lof Cushamen.

Por su parte, al ser consultados al respecto, funcionarios del Gobierno negaron enfáticamente que la desaparición del joven haya sido un tributo al extinto ex secretario de Agricultura y Ganadería del Proceso de Reorganización Nacional.

Revista Barcelona está en kioscos, en digital.revisbarcelona.com y en papel.revisbarcelona.com

Últimas primicias de Sociedad

Vuelva Arriba