Salud | Por el fuerte aumento, baja el consumo de cigarrillos pero crece 50% el chupeteo de ramas, piedras y heces recogidas del suelo

En Sociedad

Podría ser un buen dato para la Salud Pública. Pero no lo es. Para los fumadores, mantener el vicio se ha convertido en una tarea ciclópea. Con el precio de los cigarrillos por las nubes, hoy nada es más insostenible que ser tabaco-dependiente. En este contexto, muchos argentinos ya eligen alternativas más económicas, aunque preocupantes a nivel sanitario.

Las opciones más elegidas son lamer ramas y piedras o chupetear excremento de perro recogido de la vereda. Heces de caniche o chihuahua, para aquellos que solían fumar variedades light o slim; de “perros callejeros”, para quienes pitaban cigarrillos armados; de rottweiler, para los que elegían tabaco negro.

Ramas. Las de paraíso tendrían un blend más intenso que las de jacarandá.

Según un estudio, el 50% de los fumadores “no pueden comprar todos los cigarrillos que su sistema adicto les demanda”. Y por ello se verían forzados a meterse cualquier cosa en la boca. “El que no chupa caca de perro, masca un chicle aplastado que recoge de algún andén de subte”, explican los médicos, preocupados.

 “Es una locura”, asegura el vicedirector de un hospital público mientras enciende un sorete de doberman.

Tan delicada es la cuestión, que desde diferentes nosocomios porteños y del Gran Buenos Aires reportan miles de ingresos diarios. Las personas llegarían con cuadros manifiestos de intoxicación y de alteraciones en el sentido de la dignidad. “Es una locura”, asegura al respecto el vicedirector del Hospital de Clínicas mientras enciende un sorete de doberman.

De los 9.000.000 de fumadores activos en la Argentina, el 50% no puede costearse el vicio. Entre estos, un 35% elige mascar excremento de perro y un 65% asegura que prefiere “chupar otras cosas”, afirma el sondeo, de rigor irrefutable.

Para más información, adquiera Revista Barcelona en kioscos, en digital.revisbarcelona.com y en papel.revisbarcelona.com

Vuelva Arriba