Exclusivo | Llegan los primeros containers de culos chinos, pero los consumidores denuncian que los precios no bajan

En Sociedad

Lejos de reducir el valor de los traseros nacionales, la llegada de los culos chinos provocó una inflación que desató una ola de críticas y reclamos de consumidores y productores. Denuncian “culos descartables, de baja calidad, que explotan o se prenden fuego con sólo un día o dos de uso”.

Los acuerdos de cooperación firmados con China están dando frutos: los primeros containers con culos provenientes de la tierra de Confucio ya arribaron al Puerto de Buenos Aires. Pero pese a esta agresiva política de importaciones que busca compensar el alto costo de producción de los traseros nacionales –altísimo a nivel mano de obra, por los extorsivos convenios sindicales del rubro–, los precios no bajan.

Las Cámaras del sector exigen “que vuelva el histórico proteccionismo de los culos argentinos de exportación”

Suerte. Los culos chinos no serían portadores de la misma.

Los culos chinos no sólo no logran reducir el valor de los nacionales, sino que además se están vendiendo tan caros como estos, con la agravante de que la calidad no sería la mejor: la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor ha recibido en la última semana varias denuncias por culos que explotan, se prenden fuego o se deshacen con sólo uno o dos días de uso.

La Cámara Argentina de Fabricantes de Ortos solicitó una entrevista con el presidente Mauricio Macri para pedirle que cambie su política de importación de lo que define como “esos tristes trastes chinos” y que vuelva “el histórico proteccionismo de los culos argentinos de exportación”.

Revista Barcelona está en kioscos, en digital.revisbarcelona.com y en papel.revisbarcelona.com

 

Últimas primicias de Sociedad

Vuelva Arriba