Por la crisis en Brasil, admiten que a los argentinos se les terminará el sueldo el 16 de cada mes y no el 17

En El Mundo

El escándalo de corrupción en Brasil ya impactaría de lleno en la economía argentina. O al menos eso es lo que destacan por estas horas distintos analistas locales e, incluso, miembros del Gobierno nacional.

Apenas se destapó la trama de coimas y sobornos que involucran al propio presidente golpista Michel Temer, periodistas y economistas vernáculos desempolvaron la trillada frase “Cuando Brasil se resfría, Argentina estornuda”.

Caída de la bolsa, suba del dólar, menores rendimientos. Esas son apenas algunas de las consecuencias locales de la crisis institucional que atraviesa el gigante vecino. Aunque también, según explican en el Gobierno nacional, la crítica situación verdeamarelha generará “un fuerte impacto” en la llamada economía real.

En el Palacio de Hacienda reinaría una “moderada tranquilidad”. Según creen, la crisis institucional brasilera “sólo afectará a los argentinos que tienen trabajo”.

Derrumbe. El brasileño podría afectar a los argentinos, pero sólo a los que tienen algo que perder, que ya no son tantos.

En el Palacio de Hacienda todos coinciden en que la situación de Brasil provocará despidos en el sector público argentino, además de otra devaluación, nuevos tarifazos y más inflación. Y lo peor: estos dramas se acrecentarían después de las elecciones legislativas.

De acuerdo con todos los especialistas, “por culpa de la crisis brasilera, a los argentinos se les terminará el sueldo el día 16 de cada mes, y no el 17”. Asimismo, la caída de Temer podría provocar una ola de privatizaciones y el remate del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS.

Para más información, adquiera Revista Barcelona en kioscos, en digital.revisbarcelona.com y en papel.revisbarcelona.com

Últimas primicias de El Mundo

Vuelva Arriba