Exclusivo | Todo sobre el divertido brindis con caipirinha en el avión presidencial tras el escándalo político en Brasil: “Ya se nos estaban acabando las excusas, así que ¡por la herança pesada!”

En El Mundo

“La alegría no es sólo brasilera.” Con esa frase definen cuál es el estado de ánimo de casi todos los funcionarios del Gobierno nacional. “Estamos chochos, loco”, resumieron el presidente Macri y sus ministros en medio de un divertido brindis en el avión presidencial, antes de aterrizar en Japón.

Según entienden cerca del CEO de la Nación, la crisis institucional brasilera tendrá un impacto negativo en la región, y sobre todo en la Argentina.

“Se trata de una excelente noticia, porque tendremos a quién echarle la culpa de que la economía no arranque”, opinaron los funcionarios desde Japón. En la misma línea, asesores del ministro de Hacienda, Nicolás “Nico” Dujovne, manifestaron que “eso de la ‘pesada herencia K’ ya había mostrado síntomas de agotamiento, al igual que el ‘efecto Trump’”.

Hacienda activará fondos anticíclicos para que empresarios, sojeros y especuladores la sigan juntando en pala pese al tembladeral político brasilero.

Felicidade. La de los funcionarios argentinos que recorren Asia estalló con las noticias que llegaron desde el país hermano.

“Lo del audio de Temer avalando coimas nos viene como anillo al dedo”, expresaron eufóricos los miembros de la comitiva.

Asimismo, los funcionarios descartaron que el precoz apoyo de Macri a Michel Temer, cuyo gobierno surgió tras un golpe institucional contra Dilma Rousseff, le juegue en contra al mandatario argentino. “Ya nadie se acuerda de eso”, explicaron. E insistieron: “Lo importante es que las inversiones que no iban a llegar, ahora tienen un motivo para no hacerlo”.

Para más información, adquiera Revista Barcelona en kioscos, en digital.revisbarcelona.com y en papel.revisbarcelona.com

Últimas primicias de El Mundo

Vuelva Arriba