Tras el hallazgo del cuerpo de Araceli Fulles, el Estado redoblará la custodia de paredes, catedrales y patrulleros

En Sociedad

La aparición del cuerpo de Araceli Fulles desnudó una compleja trama de complicidades en el corazón mismo del Estado. La joven había desaparecido el 1° de abril y su cadáver se halló ayer, tres semanas después, en la casa del principal sospechoso, Darío Badaracco.

Según pericias preliminares, Araceli habría sido asesinada el mismo día de su desaparición. Por este caso ya hay seis detenidos y tres policías desafectados, uno de ellos hermano de dos de los sospechosos.

Minutos antes del allanamiento de su casa en José León Suárez, el acusado se dio a la fuga. Casi todos, en este sentido, coinciden en que Badaracco habría recibido información y protección policial.

Los detalles del caso ponen en el ojo de la tormenta el rol del Estado. Efectivo para proteger a femicidas pero no a potenciales víctimas de femicidio o de violencia de género.

Como un modo de prevención, se inaugurará la línea 1444 para denunciar posibles casos de muros vandalizados por mujeres hartas de ser asesinadas.

Campaña. La de cuidado de las paredes ya estaría en camino.

Sin embargo, esta vez el Estado habría acusado recibo y daría algunas respuestas. Según trascendió, tras la confirmación del nuevo femicidio, la Justicia y las fuerzas de seguridad esperan “una violenta reacción del feminismo”. Y en tal sentido se redoblará, a partir de hoy, la custodia de paredes, catedrales y patrulleros, tres de las potenciales “víctimas de la ira de las mujeres”.

“Sospechamos que las mujeres van a organizar una marcha o algo así para quejarse de sus asesinatos”, dicen en la Justicia. Y aseguran que por ese motivo los efectivos policiales destinados a cuestiones de género deberán abandonar sus puestos para dedicarse a cuidar los muros de “potenciales ataques feministas”.

De acuerdo con información preliminar, a partir de este mediodía cientos de miles de policías custodiarán catedrales, iglesias y paredones.

Para más información, adquiera Revista Barcelona en kioscos, en digital.revisbarcelona.com y en papel.revisbarcelona.com

Últimas primicias de Sociedad

Vuelva Arriba