Ahora dicen con las mejorías de Castaña y Gioja, sólo falta que vuelva la luz y afloje el calor para probar que el asueto administrativo fue la primera medida conjunta y exitosa de Cristina, Scioli y Macri

En Destacadas/El País
cacho y gioja revista barcelona
Despiertos. Los recuperados personajes podrían sumarse a las protestas si llegasen a advertir la falta de luz o el exceso de calor.

Cacho Castaña se despertó. José Luis Gioja habló. Son sólo los primeros efectos de una medida en la que tanto el Gobierno nacional como el porteño y el de la provincia de Buenos Aires lograron ponerse de acuerdo: “Decretar el asueto administrativo y que sea lo que Dios quiera“, como habría reconocido en la intimidad el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. El popular cantante y el estrellado gobernador sanjuanino son los protagonistas de sólo dos de las buenas noticias que empezaron a conocerse a medida que mermó la actividad laboral durante el día. También se nubló algo, estaría bajando unas décimas la temperatura y los cortes de luz afectarían –según el ministro De Vido– sólo a al 1 por ciento de la población. Además, por la tarde, los aislados piquetes que cortaban calles en la Ciudad se fueron transformando en improvisados brindis de fin de año entre vecinos furiosos. “Todo está mejorando”, se ilusionan los funcionarios de Nación, provincia y Ciudad. “Eso sí: que ni a Cacho ni a Gioja se les ocurra hablar de los cortes apenas se despiertan porque ahí sí que se pudre todo”, se atajan.

Últimas primicias de Destacadas

Vuelva Arriba